Coronel Hernán Mejía Gutiérrez causó tensión en Comisión de la Verdad – Delitos – Justicia



El coronel Publio Hernán Mejía, condenado a 19 años de prisión por vínculos con el paramilitarismo y ejecuciones extrajudiciales se ha mantenido activo en los últimos meses, desatando más de una polémica.

La más reciente, en la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, debido a que estaba invitado a un simposio sobre “Homicidio en Persona Protegida”, pero su nombre terminó llevando a la cancelación del mismo.

El simposio era programado y convocado por el comisionado del pleno de la Comisión mayor (r) Carlos Guillermo Ospina. Se realizaría por séptima vez, pero algunos de los nombres que aparecieron en la invitación para este jueves causaron incomodidad al interior de la Comisión.

Uno de ellos era Jhon Fernando Vásquez Orjuela, abogado del general y excomandante del Ejército Mario Montoya Uribe, quien es compareciente ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), pero ha negado cualquier responsabilidad pese a los múltiples señalamientos.

(Lea también: Coronel (r) Borja anotó cada uno de sus más de 50 ‘falsos positivos’)

Vásquez Orjuela ha manifestado que Montoya no tiene por qué pedir perdón y que fue a la JEP a demostrar su inocencia, posición que ha sido rechazada con fuerza por las organizaciones de víctimas.

Por su lado, el coronel Mejía Gutiérrez ha rendido versión ante la JEP en el caso sobre ‘falsos positivos’, pues además de estar condenado, fue comandante del Batallón de Artillería 2 ‘La Popa’, que es uno de los priorizados en el caso 03 por ser de los más representativos en la comisión de las ejecuciones extrajudiciales.

Este miércoles, en un evento de la Comisión de la Verdad sobre el Estatuto de Seguridad, el general en retiro Juan Salcedo Lora quiso dejar una “constancia” para “resaltar el trato descomedido a mis compañeros del Centro de Análisis en Seguridad y Defensa”, por la cancelación del simposio.

“Mis compañeros se prepararon para participar en un simposio provocado por uno de sus comisionados, pero se desconoció su alta calidad motivado por motivos extraños”, dijo Salcedo Lora. A esto le respondió el sacerdote Francisco de Roux, presidente de la Comisión.

“Yo di por terminado el simposio con la presencia del coronel Hernán Mejía Gutiérrez”, dijo De Roux, y explicó que la razón es que Mejía Gutiérrez tiene seis procesos de “homicidio a persona protegida”, como se califican penalmente los llamados ‘falsos positivos’ o ejecuciones extrajudiciales.

(De interés: Coronel condenado a 19 años de cárcel dice que aspira a ser Presidente)

De Roux explicó que Mejía Gutiérrez “ha negado responsabilidades y la Comisión ha recibido grupos de víctimas de esos casos. En esas condiciones la Comisión, por decencia con las víctimas y  no revictimización de las mismas, no puede dar una plataforma en la que el coronel haga una legitimación pública de su comportamiento, cosa que él ha hecho ya legitimando su conducta en otros escenarios”.

De hecho, en junio pasado Mejía Gutiérrez participó, en un foro de precandidatos a la presidencia, todos de ideología de derecha, entre quienes estuvieron las senadoras María Fernanda Cabal y Paloma Valencia, y el ex viceministro Rafael Nieto Loaiza.

De Roux agregó que a Mejía Gutiérrez lo están invitando en privado y de manera formal a aportar “verdad histórica y ética”, no jurídica, ante la Comisión, que es un escenario distinto al de un simposio académico.

Sin embargo, la cancelación del evento causó la molestia del comisionado Ospina, quien escribió una dura carta que se difundió por redes sociales, en la que cuestionó que a otros responsables de crímenes se les invitara a eventos “fastuosos” y costosos económicamente, pero que su evento fuera “censurado”.

El comisionado Ospina se refería a las contribuciones a la verdad que han hecho, por ejemplo, los integrantes del antiguo secretariado de las Farc. También desmovilizados de otras guerrillas y de grupos paramilitares han participado de eventos de la Comisión, al igual que miembros de la Fuerza Pública que han reconocido hechos de desaparición forzada y ejecuciones extrajudiciales.

Pese a la molestia de Ospina, de las palabras del presidente De Roux se desprende que no es lo mismo un espacio planeado de contribución a la verdad y aporte al esclarecimiento del conflicto que un simposio académico en el que un condenado por crímenes contra los derechos humanos hable como un “experto” académico.

JUSTICIA
Twitter: @JusticiaET
Justicia@eltiempo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *